Proquicesa

La garantía de calidad de nuestros aditivos empieza por una cuidada selección de las distintas materias primas que integran su formulación, y la propia calidad de las mismas. Para ello, PROQUICESA tiene establecidos estrictos criterios de selección y evaluación de proveedores (recogidos en nuestro Sistema de Gestión de Calidad ISO-9001), uno de los cuales se basa en su capacidad de garantizarnos insumos de calidad certificada.

Así, cada suministro viene acompañado del correspondiente Certificado de Análisis de Calidad de la mercancía, como requisito indispensable para su entrada en nuestro almacén, y solo en el caso de cumplir con las especificaciones establecidos se autoriza dicha entrada.

Una vez allí, se toman muestras de la misma sobre las que nuestro Dpto. de Control de Calidad realizará de forma rutinaria una serie de análisis. Los parámetros controlados dependen de la naturaleza de cada materia prima: aspecto físico, pH, densidad, peso equivalente, evaluación de la riqueza/pureza (mediante reacciones ácido-base, yodimetría, gravimetría, fotometría, redox), residuo seco, espectro de IR, etc.

Tras estos análisis, y siempre y cuando los resultados obtenidos sean satisfactorios, la materia prima es ya autorizada para su uso en el proceso de producción. Por el contrario, si dichos resultados revelan alguna anomalía no contemplada en el Certificado de Análisis de Calidad facilitado por el proveedor, se adoptarán las medidas correctoras precisas antes de su empleo en la fabricación de nuestros aditivos, y se registra la no conformidad detectada en el correspondiente Registros de Calidad de Materias Primas de nuestro Sistema de Gestión de Calidad. 

Lo anterior, unido a los estrictos controles de calidad de producto final, nos permitirá garantizar al fabricante de cemento la exacta composición y propiedades de todos nuestros aditivos, suministro tras suministro.